...que cada vez que durante un viaje te toca...

Laurita: - Decime, ¿a vos no te pasa que cada vez que durante un viaje te toca bancarte la charla de dos viejas que, a todas luces, se acaban de encontrar ("Doriiiiiiita, ¡Qué casualidaaaaaddddd!") después de años de no verse, la misma se reduce a enumerar y describir con lujo de detalles altamente perjudiciales para tu mente fértil tooodas las enfermedades, secreciones, purulentas infecciones, laceraciones, ulceraciones y operaciones a las que sufrieron ellas y todos los conocidos que tienen en común en los últimos meses?
Ana Paula: - No, a mí no me pasa.

6 dicen que les pasa... o no se hacen cargo:

Lola dijo...

A mi SI me pasa! y es un garron!!!

Cookie dijo...

Juro que cuando sea vieja y achacosa no voy a viajar en trasporte público...

:P

Claudia Lucero dijo...

SIIIIIIIII!! Me ha pasado innumerables veces. Y me pasó algo peor: hacer un viaje larguísimo de 14 horas, que quede sólo un asiento, y cuando te empezás a acomdar aparece un señor muy muy gordo que te apretuja contra la ventanilla, y para colmo es verano, y para colmo no anda el aire?...

Cookie dijo...

Claudia.. te ganaste un post para vos solita!
Un beso.

матiаs dijo...

Me vive pasando, a eso sumale que el tipo es onda muy hippy y esta totalmente en contra del uso de desodorantes porel daño ambiental que ocasionan...

muchos saludos, me copé leyendo...

matías

Claudia Lucero dijo...

gracias cookie!!

 
 
 

VIII Ley de Laurita

Si tenías que ir al supermercado a comprar una sola cosa muy importante y necesaria y salís del supermercado habiendo pagado por más de 10 artículos, hay un 80% de posibilidades de que al llegar a tu casa descubras que no agarraste de la góndola ese producto que necesitabas comprar cuando saliste.

IX Ley de Laurita

Si la ventana de chat que se cierra contenía información importante que debía ser guardada, el historial no estará habilitado.

X Ley de Laurita

Si alguien que no debe leer tu blog lo descubre, las probabilidades de que entienda lo escrito son directamente proporcionales a las menciones (veladas o no) de hechos/personas de su conocimiento y/o al daño que su reacción frente a tal descubrimiento pueda causar, lo que sea que resulte más perjudicial para tu persona.