...que llegás el lunes a la oficina...

Laurita: - Decime, ¿a vos no te pasa que llegás el lunes a la oficina, ponés tu cartera, el celular, el libro que estás leyendo y la vianda sobre el escritorio y te servís una buena cantidad de agua en tu vasito de flores (uno re lindo, que amabas, último ejemplar de unos vasos viejísimos que tenías en tu casa y que trajiste acá a la oficina junto con la taza que también tiene flores) y acto seguido, ni bien apoyás el vaso al costado del teléfono -donde lo ponés siembre-, de la forma mas tonta, con un gesto totalmente laurístico, tumbás el vaso que al golpear el escritorio se parte en quince pedazos y ves en cámara lenta el agua que moja todo, todo, todo... y avanza y cae sobre la alfombra mientras vos intentás rescatar de la desgracia y poner a salvo tus pertenencias?

Ana Paula: - No, a mí no me pasa.

5 dicen que les pasa... o no se hacen cargo:

Mariposa ♥ dijo...

Laurita creo que, en ocasiones, nos parecemos demasiado jajajajaj


Feliz primavera Laurita!!!


Mariposa :)

Fucs dijo...

Ja ja ja a mi se me cayó te con leche, agua, cafe con leche pero todavia no rompi nada (toco madera). ODIO LAS ALFOMBRAS, son re buchonas.

Besos!

Fucs.-

Chu dijo...

Jaja, es genial este blog :D
Te voy a seguir :D
Un re besoo :D

c@rito dijo...

uy qué feo que te pase eso! pocas veces tiré vasos y uno favorito por suerte nunca...

PM dijo...

Me pasa. Muy a menudo. Demasiado.

 
 
 

VIII Ley de Laurita

Si tenías que ir al supermercado a comprar una sola cosa muy importante y necesaria y salís del supermercado habiendo pagado por más de 10 artículos, hay un 80% de posibilidades de que al llegar a tu casa descubras que no agarraste de la góndola ese producto que necesitabas comprar cuando saliste.

IX Ley de Laurita

Si la ventana de chat que se cierra contenía información importante que debía ser guardada, el historial no estará habilitado.

X Ley de Laurita

Si alguien que no debe leer tu blog lo descubre, las probabilidades de que entienda lo escrito son directamente proporcionales a las menciones (veladas o no) de hechos/personas de su conocimiento y/o al daño que su reacción frente a tal descubrimiento pueda causar, lo que sea que resulte más perjudicial para tu persona.